El American Bully surgió con la idea de crear un perro de compañía, dócil, tanto con las personas y con los animales pero con apariencia fuerte y pesada. El American Bully nació tras cruzar varias razas de perro en busca de “pequeños búfalos” dando origen a esta raza y a sus variedades que se diferencia en tamaño y peso.

  • Pocket, de tamaño reducido, musculoso y muy energético.
  • Classic (original), de tamaño medio y es el más fino de todos, además es fuerte y tiene aspecto rudo.
  • Standart, de tamaño mediano, musculoso y con una gran cabeza
  • Extreme. Es muy parecido al American Bully Standart pero el doble de musculoso, es ancho y poderoso con aspecto fiero único.
  • XL (extra grande), es el más grande de todos y tiene una fuerte musculatura.

Se caracterizan por ser perros sanos y fuertes, aunque por ser cruzados tantas veces entre parientes cercanos provocan la aparición de enfermedades congénitas en todas las razas de American Bully. Pueden llegar a desarrollar cataratas, displasia de cadera, problemas cardiacos, displacía de codo, sordera, alergias e hipotiroidismo. Además pueden sufrir ansiedad o desmotivación en el hogar. Para que eso no ocurra, se recomienda que sean paseados al menos tres veces al día.

¿Cómo son?

Son unos perros muy obedientes. Si son correctamente educados, rápidamente aprenden a realizar sus necesidades en el exterior. Además, suelen tener buen comportamiento y es extraño verles rompiendo los objetos de casa o el mobiliario.

Es cierto que proceden de cruce de razas de perro consideradas potencialmente peligrosas, pero en realidad son animales estables que no tienen por qué hacernos temer.  Adquieren las características físicas de sus antecesores, pero llevan muchos años criándose y seleccionándose los mejores ejemplares para evitar cualquier tipo de problema.

El American Bully no está incluido directamente como raza de perro potencialmente peligroso (PPP) en España. Los ejemplares de esta raza que esté bien educados no tiene porqué ocasionar ningún problema. Pero es necesario recordar que los American Bully tienen unas características diferentes a otros perros, como su mandíbula poderosa. Si el perro se pone agresivo, se considera peligroso. Pero es extraño que ocurran estas situaciones. Son perros que han heredado la lealtad del American Pitbull Terrier y el carácter sociable del American Stafforshire Terrier. Pero lo más notable es lo bueno que es el American Bully con los niños.