Hay muchas clases de perros, razas… Pero nuestra pasión son los American Bully, una raza de perro de compañía que proviene de Estados Unidos. Se trata de una mezcla entre el American Pit Bull Terrier, el American Staffordshire Terrier, Bulldog Inglés, Olde English Bulldogge, Bulldog americano y el Bulldog francés, aunque existen ciertas controversias respecto a la participación del Pitbull. Un animal único con unas características únicas. Es el perro perfecto para una familia con niños, muy leal y con un carácter muy bueno, aunque puede intimidar a primera vista por su físico potente y musculoso.

Es una raza relativamente joven, 1980, aunque su desarrollo y conocimiento no se produjo hasta 1990. La idea de criar el American Bully surgió del deseo de tener un perro de compañía dócil pero con apariencia fuerte y pesado. David Wilson era un amante de los pitbull, aunque anteriormente se interesó por los perros Amstaffs de color azul. Reinició su creación con estos perros y desarrollando la linaje Razor Edge. A mediados de la década de 1990, la linaje llamó la atención debido a su color y el cuerpo robusto y compacto. Estos perros, con aspecto intimidante recibieron el apodo de “Bully Style”. Ya en el año 2000, otros aficionados que querían criar perros con aspecto de “pequeños búfalos”, comenzaron a hibridar estas linajes haciendo cruzamientos con otras razas de perro (Bulldog inglés, Bulldog francés, bulldog americano, y otros.) dando origen a la raza American Bully.

Sus criaderos pusieron especial cuidado en conseguir un perro que fuera un excelente compañero familiar, seleccionando los atributos más deseables del American Stafforshire Terrer, con el temperamento noble y tranquilo del bulldog. De ahí a que sea un perro perfecto para una familia con niños.

Características

Es un perro bastante manso y no se creó para ejercer ninguna función de trabajo. Se caracterizan por ser musculosos, rústicos, de tamaño mediano, con una altura que oscila entre 45-55 cm y un peso entre 25-45 kg. Suelen vivir entre 12 y 14 años y necesitan una actividad física alta. Su aspecto físico se caracteriza por tener:

  • Orejas: cortas o sin cortar aunque se prefieren cortas.
  • Ojos: redondos u ovalados, de todos los colores y situados en baja posición en el cráneo.
  • Hocico: de tamaño mediano. Suelen tener una mandíbula poderosa. Los labios deben de ser cortos, aunque se acepta la caída.
  • Cuello: pesado, levemente arqueado y de tamaño mediano.
  • Cuerpo: costillas bien marcadas y profundas en la parte trasera y un pecho fuerte.
  • Cola: en comparación a su cuerpo es corta.
  • Patas delanteras rectas.

Y su carácter es equilibrado, muy fiel, activo, sociable, inteligente y cariñoso. Ideal para niños y es un buen acompañante para realizar diferentes actividades deportivas como el senderismo. Y, aunque no creó para ejercer ningún tipo de trabajo, es un buen guardián. Es cierto que existen algunas razas  con  una predisposición natural a la protección y guardia, pero en realidad cualquier perro puede ser un excelente vigilante. Todas las razas de perro, tienen por naturaleza, cierta predisposición a actuar de modo territorial cuando consideran un hogar propio. Por esa razón, es importante que el perro forme parte de tu familia. Que sea un miembro más.

Los American Bully, a pesar de ser perros con aspecto rudo, son unos perros excelentes.